Conoce las cualidades nutritivas y los beneficios saludables provenientes del consumo de Anís

Miércoles, 28 de Octubre de 2015

A lo largo de la historia, la gente ha utilizado el anís para tratar una variedad de dolencias. Las semillas verdosas del anisum Pimpinella eran muy bien apreciadas en la antigua Grecia y Roma, estas semillas eran tan valiosas en el Este que eran utilizadas a menudo para pagar impuestos. Hoy en día, las semillas continúan ayudando a personas de todo el mundo con enfermedades que van desde problemas digestivos hasta problemas del nivel libido bajo.

Acerca de la Planta
La planta de anís herbácea es un miembro de la familia de la zanahorias que puede crecer a alturas de hasta tres pies. Raíces delgadas, en forma de huso producen tallos ranurados y hojas que forman lóbulos plumosos. En julio y agosto, la planta produce umbelas de delicadas flores amarillas o blancas con un aroma delicadamente dulce. A mediado de agosto a septiembre, la planta produce pequeñas semillas marrones conocidas como "anís." La planta es originaria de Egipto, Asia Menor, Creta y Grecia, pero ahora se cultiva en todo el mundo en condiciones calidad y favorables.

Ingredientes activos
Las semillas se componen de 18 por ciento de proteínas,  de ocho a 23 por ciento de aceites grasos, de dos a siete por ciento de aceites esenciales, el cinco por ciento de almidón, de 22 a 28 por ciento extractos-N libre y de 12 a 25 por ciento de fibra cruda. Los restantes nueve a 13 por ciento del peso de la semilla es de humedad.

El anis es deliciosamente fragante debido a su alta concentración de anetol, un aceite esencial. Las semillas también contienen otros compuestos importantes como acetofenona, p-anisaldehído, alcohol anís, estragol, limoneno y pinen

Las semillas de anís son unas excelentes fuentes de minerales, tales como: hierro, magnesio, calcio, manganeso, zinc, potasio y cobre. Estos minerales son esenciales para los huesos y la sangre, asi como para la salud cardíaca y son necesarios para que el cuerpo convierta los alimentos en energía.

Las vitaminas del complejo B que se encuentran en el anís son esenciales para la salud en general. Cargado con riboflavina, piridoxina, niacina y tiamina, las semillas pueden contribuir a los niveles saludables neuro-químicos en el cerebro.

Usos
Las semillas y el aceite que producen contienen timol, terpineol y anetol, que puede ser utilizado para tratar afecciones pectorales y la tos. Cuando se utiliza como una pastilla, el anís es un expectorante eficaz. La irritación bronquial se puede calmar al beber un té hecho de las semillas de anís, y las personas que sufren de asma espasmódico también pueden encontrar alivio con el consumo de las semillas. Gotas de aceite de anís se pueden usar en un vaporizador para despejar la congestión y aliviar la tos. Hacer gárgaras con un té hecho de las semillas de anís también puede proporcionar alivio para el dolor de garganta, laringitis o faringitis.

Las semillas también se han utilizado para reducir la flatulencia, curar insomnio, ayudar a las madres lactantes con la producción de leche y para estimular el apetito. El anís también puede mejorar la digestión, aliviar calambres y reducir las náuseas.

Google+ Linkedin Whatsapp Pinterest