10 consejos para no engordar en Navidad

Miércoles, 23 de Diciembre de 2015

Llega la Navidad y con ellas los clásicos excesos que en muchas ocasiones nos vemos obligados a realizar con la alimentación. Compromisos familiares, cenas de empresa, reuniones de amigos, ocasiones de celebración, despedidas, bienvenidas... es muy difícil resistirse a todas ellas y son fechas en las que también conviene relajarse después de todo el esfuerzo del año.

Aún así, conviene no descuida nuestra salud y mantenernos siempre vigilantes con los excesos. Por ese motivo, te vamoss a dar a continuación 10 consejos con los que será más fácil mantener el tipo esta Navidad sin dejar de formar parte de toda la alegría y celebraciones que conllevan estas fechas. 

Ya verás, es muy fácil:

  1. Haz ejercicio a diario. No hace falta que sea un gran esfuerzo, una sencilla carrera a buen ritmo o una variada tabla de gimnasia en casa antes de desayunar y con un café previo, pueden ayudart e a regular el aparato digestivo durante todas las fiestas. Además, recuerda que las Navidades son un tiempo excelente para practicar uno de tus deportes favoritos... ¡bailar! Hazlo siempre que puedas.
  2. Desayuna siempre y bien. Cuánta menos luz solar hay, pero es la digestión de los alimentos. No dejes las comidas más apetitosas para la noche, al contrario. Come con regularidad a lo largo del día, especialmente en el desayuno y evitarás las hambrunas que te hacen comer desenfrenadamente por la noche, con las malas consecuencias digestivas y calóricas que esto conlleva.
  3. Come de todo. La clave de cualquier alimentación sana es comer de todo y no excederse en nada. Aún así, elige mayormente frutas y verduras en tus platos; y hazlo con frecuencia, haz 5 comidas diarias pero de platos en poca cantidad y variando los alimentos en cada una de ellas.
  4. Comer es salud, tómate tu tiempo. Se recomienda que cada bocado se mastique al menos 20 veces, lo que facilitará la digestión de los nutrientes. Además, conseguirás que la sensación de plenitud llegue cuando aún estás comiendo, evitando comer de más.
  5. Bebe agua. Una cantidad de unos 2 litros es muy recomendable. El agua es el disolvente y excipiente natural por antonomasia, es decir, depura tu cuerpo y elimina las toxinas de tu cuerpo. Además, ayuda a sentirte satisfecho y pleno con las comidas, evitando el tan temido picoteo. También es recomendable tomar un vaso o dos de agua antes de empezar a tomar bebidas alcohólicas, te ayudará a evitar la embriaguez rápida y a evitar la ingesta de calorías innecesarias que contienen.
  6. Consume alimentos sin grasa. La Navidad trae la oportunidad de comer estupendos guisos muy grasos, pero también la de probar platos de pescado y pavo que son más bajos en calorías. Si además puedes hacr que la cocinen a la plancha o al horno, con menos grasa, perfecto.
  7. Di no a la sal. Evítala siempre que sea posible, no aporta nutrientes y afecta a tu tensión arterial.
  8. No repitas. Esta es la norma más difícil. ¡Como renunciar a esos platos tan ricos de estas fechas, a los dulces! El mejor truco es no estar nunca hambriento, evitar periodos largos sin ingerir alimentos.
  9. Usa la cuchara pequeña. Tanto para platos ricos en grasas o postres, usa cubiertos pequeños que te ayuden a comerlos más despacio. Un buen consejo también es compartirlos, quedarás bien y comerás menos cantidad.
  10. Bebidas bajas en calorías. Pasarte la Navidad a base de agua es muy triste. Afortunadamente, casi todas la bebidas más conocidas tienen una versión light o baja en calorías, elígelas.
Sigue estos consejos y en enero estarás preparado para afrontar un nuevo año con las mejores condiciones vitales.


Google+ Linkedin Whatsapp Pinterest