Evitar el efecto rebote al hacer dieta

Martes, 26 de Julio de 2016

Es muy común oír a personas que han sido víctimas del efecto rebote tras haber hecho dietas estrictas y rutinas esforzadas de ejercicio. La pregunta es ¿por qué sucede este llamado efecto rebote?

En primer lugar hay que dejar las cosas claras: si no estás normalmente habituado o adaptado  a una alimentación sana en porciones moderadas y muy balanceada, es más que probable que seas un firme aspirante a sufrir este efecto rebote en caso de que hagas dieta, perdiendo todo lo que hayas adelgazado e incluso con algún perjuicio para tu salud. 

¿Que origina el efecto rebote? Muchas veces se quiere perder peso de forma apresurada y por ello caemos en dietas rápidas y violentas para el metabolismo,  con porciones muy pequeñas de nutrientes acompañadas de mucho ejercicio.

Tienes que ser lúcido, si no vas a transformar tus costumbres alimenticias pensando que la dieta es sólo por 3 meses y cuando consigas tu peso objetivo volver a tus hábitos normales de mala comida… tendrás el llamado efecto rebote. Al volver a un mal hábito alimenticio y a la falta de ejercicio es mucho más vertiginoso que el cuerpo retome ahora como acreedor los kilos desechados, volviendo a una situación peor de la que partiste.

Así que es importante que no pases un mal trance en tu cuerpo, ya que no solo afecta al cómo te ves en el espejo sino también emocionalmente. Si vas a perder peso no lo hagas de forma violenta con una dieta brusca quitando todo los alimentos que aportan calorías y con ejercicios excesivos; todo lo contrario busca que sea una alimentación que forme parte de tu vida, y sobre todo, habla con un nutricionista que inspeccione tu asimilación.

Ejercítate moderadamente, hazlo parte de tu rutina al menos 3 días a la semana estaría perfectamente bien para empezar. Ve con calma así te vas a acostumbrando sin darte cuenta. Cuando  termines la dieta sigue comiendo saludable, no se consigue nada con 3 meses fuertes bajando kilos y en cuanto se termine el tiempo propuesto, volver a comer mal. Si haces eso, es irrebatible que el peso va a volver,  hasta más de lo que adelgazaste. Persevera en la rutina, así tendrás muy aislada de tu vida el tan repelente efecto rebote.

Google+ Linkedin Whatsapp Pinterest