Ventajas de las bebidas fermentadas para la salud

Domingo, 04 de Septiembre de 2016

Cualquier exceso es malo para la salud, especialmente para cualquier persona con algún tipo de dolencia o enfermedad. Las bebidas fermentadas como la cerveza y el vino no son una excepción. Incluso podríamos decir que es lo primero que debemos eliminar ante cualquier síntoma de malestar corporal.

Sin embargo, si estás gozando de un buen estado de salud las bebidas fermentadas son tan válidas como cualquier otra bebida, siempre que su consumo se haga con moderación y se conozcan las propiedades básicas de cada una. Según estudios, las bebidas fermentadas tales como las cervezas, contienen polifenoles que pueden resultar útiles siempre que la persona que lo consuma este sana y no tenga contraindicaciones previas por su ingesta.

La fermentación es una elaboración de alimentos muy arcaica, ya se usaba hace millones de años para preservar y/o conservar ciertos productos cuando no existían los refrigeradores. En dicho proceso de fermentación lo crucial es dejar consumar el procesamiento químico en el alimento, de la mano de bacterias, hongos o levaduras. Hoy día, este proceso esta presente en multitud de comestibles y bebidas, y es fácil hallarlos en mercados como las aceitunas o los quesos. Los tiempos y procesos de  fermentación en unos y otros es muy diferente y pueden durar años, pero casi siempre aportan al alimento un sabor intenso y delicioso.

Otro trago muy acostumbrado y popular, sobre todo en Europa ya que nunca falta, es una copa de vino. El vino contiene igualmente polifenoles que provocan un efecto vasodilatador que puede ser saludable para el sistema cardiovascular. Su consumo moderado junto con una dieta sana y ejercicio ha demostrado resultados positivos en prorrogar la aparición del tan temible Alzheimer, así como combatir la llegada de la osteoporosis y la artritis. El vino contiene además, resveratrol, un fenol que produce el cuerpo de forma natural como respuesta a una lesión o cuando hay un exceso de bacterias u hongos. Se ha demostrado que no tiene ningún efecto sobre el envejecimiento ni el cáncer, pero su consumo en personas saludables puede aportar pequeños efectos positivos de muy diversa índole: piel, corazón, antidiabético, antidepresivo…

Google+ Linkedin Whatsapp Pinterest